FMLN, Funes y el Movimiento Social se Alinean para Presionar por Reforma de Impuestos Progresivos

Noticias

“Persona de negocios honesta? Pague sus impuestos!”, coreaban sindicalistas, activistas comunitarios, agricultores, y vendedores ambulantes que se reunieron en el representativo Monumento al Divino Salvador de San Salvador el 8 de diciembre. El amplio abanico de organizaciones del movimiento social se movilizaron para presionar a los partidos políticos derechistas a que aprobaran un nuevo sistema de impuesto a la renta progresivo. Los protestantes también hicieron un llamado a la elite económica para que dejen de quejarse y que paguen su cuota justa de impuestos. La protesta fue parte de una serie de movilizaciones pidiendo una reforma fiscal que comenzó al inicio de este año. Al corriente, El Salvador tiene los impuestos más bajos de toda Latinoamérica y más del 80 por ciento de todos los impuestos pagados provienen de las clases trabajadoras y medias. Por medio de muchas imperfecciones ocultas en el sistema tributario actual, estimados conservadores muestran que los grandes negocios de El Salvador evaden pagar más de $600 millones en impuestos por año. Al presente, el gobierno Salvadoreño depende de grandes préstamos de instituciones financieras multilaterales, incluyendo el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, para sufragar gastos operativos. Los préstamos también pagan los nuevos programas sociales que sirven a los sectores históricamente marginados del país y que comenzaron desde que la izquierda ganó la presidencia por primera vez en 2009. La reforma fiscal fue, de hecho, una de las promesas de la campaña central del Presidente Funes; al tomar su cargo comenzó esfuerzos para negociar lo que él llamó un “pacto fiscal” con la elite económica de El Salvador. Después de dos años y medio de negociaciones infructuosas, el pasado Noviembre el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, presentó una propuesta en la Asamblea Legislativa para un paquete de reformas a los impuestos dirigida a crear un sistema tributario más equitativo. Aparentemente reconociendo la futilidad de negociar con los grandes empresarios, la administración Funes presentó rápido su propia propuesta de reforma fiscal muy similar a la del FMLN. Ambas propuestas eliminan el impuesto a la renta a quienes ganan menos de $500 por mes, cierran algunos trámites engorrosos y definen incrementos de impuestos modestos a las personas y negocios que ganan más en el país. La administración estima que la reforma incrementará el impuesto a la renta en más de $174 millones. La Asociación Nacional de la Empresa Privada, ANEP, y la Cámara de Comercio, las cuales representan los negocios más grandes en el país, han rechazado cualquier propuesta para incrementar los impuestos a la renta, y sus aliados en los partidos políticos derechistas del país han respaldado su posición. Mientras que todos los partidos apoyan eliminar los impuestos a los que ganan menos –una medida difícil a la que es muy difícil oponerse en un período pre-electoral- el FMLN es el único partido que aprueba incrementar los impuestos a quienes tienen mayor ingreso. Sin embargo, la popularidad de las reformas propuestas en conjunción con la presión del movimiento social y las elecciones venideras podrían poder un nuevo rumbo al gane de 8 votos necesarios adicionales a los 35 del FMLN para que las reformas de impuestos progresivos sean aprobadas en la Asamblea Legislativa. Traducción por Reynaldo Contreras-Valle.

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

Mi donación mensual es una manera pequeña pero importante para invertir en la solidaridad y mantener mi propia conexión a la lucha, y asegurar que CISPES tiene los fondos para continuar su trabajo importante. - Amanda Kistler, Washington, DC

Juntase con Amanda hoy y donar a CISPES!