En El Día Global del Medio Ambiente, defensores de agua en El Salvador fueron barricadas por policías antidisturbios

Blog

Policía detiene a la caminata Ecológica, incluyendo una escultura representando Monseñor Oscar Romero, detrás de barricadas de alambre de afeitar.

En el día Global del Medio Ambiente, 5 de junio, más de 16,000 personas en San Salvador se tomaron las calles por la 19ª Caminata Ecológica anual, Pidiendo por derechos al agua y la tierra y por un fin de la campaña de privatización del agua por la derecha. Esta peregrinación urbana comenzó en el año 2000 como una manera de visibilizar las cuestiones ambientales del país y organizar apoyo popular detrás de ellos. La marcha termina tradicionalmente en la casa presidencial, donde la colectiva de organizaciones de movimientos sociales, activistas ambientales, representantes de sociedad civil, estudiantes, comunidades indígenas, lideres de la iglesia, sindicatos, y otros presentaron una carta al presidente delineando sus prioridades ambientales y demandando al gobierno que actué.

Sin embargo, este año, la marcha fue detenida en varias cuadras antes de su destinación final, por policía antidisturbios y por barricadas de alambre de espino que impidió a organizadores en entregar la carta.

La Caminata lleva un tema diferente cada año; este año el tema se trataba de “Agua y Territorio”, reflejando a la amenaza inminente de la privatización del agua y los esfuerzos de la derecha para quitar a los limites consagrados en la Constitución de 1983 sobre la concentración de tierras en manos de individuos y corporaciones. Las demandas están enfocadas en la desigualdad social, la vulnerabilidad, y la exclusión generada por la degradación ambiental, privatización de recursos, y las políticas pro-corporativas. Incluyen los siguiente:

• La pronta aprobación de la Ley General del Agua que garantiza el derecho humano al agua y control comunitario de la administración del agua.
• Medidas para garantizar una sistema de soberanía alimentaria para todos los salvadoreños.
• Atención hacia la contaminación del Rio Lempa de proyectos mineros en Guatemala y Honduras que impactan a las cuencas transfronterizas.
• Compromiso a políticas de conservación de energía y transición a una era de energía limpia.
• Continuación de proyectos de reforestación nacionales; Salieron buenos noticias en este frente, durante el día de la marcha, y la Asamblea Legislativa anuncio que reconocería los bosques de El Salvador como entidades vivientes, como respuesta de la presión de los movimientos sociales.
• Reforma a la Política Nacional de Protección Civil para tomar medidas preventivitas al riesgo y desastres como sequillas e inundaciones, y para centrar a los derechos de las personas sobre las entidades privadas y el comercio.

A medida de que la crisis climática mundial se acerca al límite  de un daño irreversible, dialogo entre ambientalistas y gobiernos nunca ha sido mas urgente, esto es especialmente cierto en Centro América donde sequillas, inundaciones, y otros fenómenos climáticos ya están obligando a los agricultores a abandonar sus tierras, desestabilizando producción agrícola, e interrumpiendo a la vida de muchos. En El Salvador, que sufre de todo lo anterior, la crisis del agua intensifica a los efectos del cambio climático, especialmente entre poblaciones pobres y marginalizados para quienes la escasez del agua es problema de vida o muerte.

En este contexto, los manifestantes encontraron esta oportunidad perdida para dialogo con el nuevo presidente lamentable: “Se había anunciado con anticipación que la Caminata llegaba a Casa Presidencial, esperábamos una comisión que recibiera las peticiones, sobre los temas que nos preocupan en el tema ambiental, para que fueran agendados en casa presidencial, esperamos una hora y no llegó la comisión a traer el documento.” dijo un organizador. Otro organizador dijo que “Durante la caminata ecologica del 5 de junio, recibimos una una muestra de lo que se espera del nuevo gobierno. Los que nos recibieron, fueron policías antidisturbios; había una defensa con equipaje de anti- disturbio. Esto es una muestra de lo que esperamos de Nayib Bukele y su gobierno para El Salvador.”

La hostilidad que se demostró durante el 5 de junio, por parte de la nueva administración, confirma que las reservaciones de los movimientos sociales a respeto del presidente Bukele: su postura en contra de la organización popular y expresión, su compromiso hacia la acción ambiental, su alineación con intereses de la derecha, y su capitulación a los objetivos de la política exterior de los Estados Unidos, para nombrar a varios.

Incluso, cuando los organizadores de la marcha trataron de negociar a la entrega de la carta a un representante presidencial por solo cinco participantes, la oferta se rechazó. Detrás de barricadas de alambre de púas, la gente cantaba, “Nosotros no somos terroristas, somos ambientalistas, somos luchadores sociales, somos defensores de la madre naturaleza, somos defensores de los derechos humanos".

Después de más de una hora, y con el progreso de la marcha siendo bloqueada por las fuerzas armadas, la marcha fue dispersada, recordado por las  tácticas de la nueva administración de “Todos esos años difíciles de lucha que enfrentaron las organizaciones sociales en defender a su territorio”

Sin embargo, el pueblo no ha sido derrotado. Desde los años difíciles de luchas reprimidas, los movimientos sociales, con el apoyo del FMLN, han podido lograr éxitos importantes de políticas públicas con respeto al ambiente, incluyendo la prohibición histórica de la minería en 2017 así como otras medidas de sostenibilidad que han reducido a la vulnerabilidad de El Salvador al cambio climático. Y el movimiento ha prometido que, después de estos logros, ahora no hay manera de regresa. En las palabras de un participante: “Nuestra  lucha será en la calle, con nuestras propuestas de un rescate al medio ambiente y protección de las mayorías. Para que el Gobierno esté sabedor, que este pueblo quiere que cumplan sus derechos””

 

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

"Apoyo a CISPES porque continuar la lucha para la justicia social y un pais enfocado en el pueblo significa continuar el sueno y sacrificio de miles de mis compatriotas Salvadoreñas que dieron su vida por esta visión. - Padre Carlos, New York City