Jeff Sessions viaja a El Salvador mientras Trump intensifica su guerra contra los inmigrantes

Noticias

Fiscal General de los EEUU Jeff Sessions. Foto: Contrapunto

El Fiscal General de los Estados Unidos viajó a El Salvador el 27 de junio mientras el Presidente Trump intensificó sus ataques retóricos y concretos contra los inmigrantes. Aparentemente su visita fue diseñada a avivar el miedo acerca de la presencia de pandillas centroamericanas en los EEUU, especialmente la MS-13, la cual ha sido clave para la siembra de miedo xenofóbico que está haciendo la administración. Este discurso sensacionalista y deshumanizador acerca de la violencia de pandillas centroamericanas sirve varios propósitos: justifica la masiva criminalización y deportación de inmigrantes indocumentados en los EEUU; pero adicionalmente, sirve para promover la militarización en Centroamérica; y finalmente, fortalece la narrativa desestabilizadora que la región es ingobernable, así favoreciendo la elite política de la derecha.

El Presidente Trump hizo la demonización de los inmigrantes una parte central de su campaña además de su presidencia, notoriamente llamando a Mexicanos “violadores” en el lanzamiento de su campaña. Más tarde, se fijo en la pandilla MS-13, la cual se formó por refugiados salvadoreños en Los Ángeles y llegó a El Salvador a través de políticas de deportaciones punitivas durante los años 1990s. En un discurso reciente, Trump declaró “la guerra” contra la pandilla y prometió deportar a sus miembros.

El viaje del Fiscal General Sessions a El Salvador fue lo último de los esfuerzos de la administración de representar a inmigrantes como criminales, asociando la migración irregular con la violencia pandillera para poder avanzar políticas migratorias más duras. Sessions, un racista infame, ha sido entusiasta de implementar la agenda anti-inmigrante de Trump, amenazando de atentar contra “ciudades santuarias,” municipalidades que niegan cooperar con oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Durante su visita, Sessions se reunió con el Presidente Salvador Sánchez Cerén y los Fiscales Generales de El Salvador, Honduras y Guatemala para discutir la controversial Alianza para la Prosperidad y la violencia pandillera en la región. El programa busca dirigirse hacia las causas de raíz de la migración masiva [como] la pobreza y inseguridad en la región, pero se centra sobre reformas económicas neoliberales y mega-proyectos, junto con la incrementación de la militarización de fronteras y policías. La influencia de los EEUU en la Alianza sugiere que es otra manera de imponer la hegemonía militar y económica estadounidense en la región en cambio de cooperación de desarrollo importante. Como si demonstrar el compromiso de El Salvador, días antes de la llegada de Sessions las fuerza de seguridad llevo a cabo una operación masiva en la cual más de 1,000 personas sospechadas de pertenecer a pandillas fueron detenidas. Mientras que estuvo en El Salvador, Sessions siguió avivando miedo acerca de la amenaza de las pandillas, diciendo “la MS-13 está basada aquí en El Salvador, pero sus tentáculos llegan sobre Centroamérica, Europa y dentro de 40 estados de los EEUU, y hasta metros del Capitolio estadounidense. Con más de 40,000 miembros en el mundo, incluyendo 10,000 en los Estados Unidos – la MS-13 amenaza las vidas y bienestar de cada familia donde existen y infectan.”

Bajo el FMLN, el gobierno salvadoreño ha intentado tratar con la violencia pandillera no solo como un asunto policial, pero también en una manera comprehensiva que involucra la juventud marginalizada, promueve la educación, y crea mejor condiciones económicas para comunidades vulnerables. Sin embargo, en la práctica los cuerpos de seguridad han recibido más fondos que la prevención de violencia, debido en gran parte a la falta de recursos para programas sociales y económicos de largo plazo y estructurales. Desde la Asamblea Legislativa y la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, la oposición de derecha ha bloqueado las finanzas del gobierno destinado a la prevención de violencia. Más recientemente, la Sala de lo Constitucional declaró como inconstitucional el presupuesto de 2017, obligando aun más austeridad en las agencias del gobierno. Con las elecciones legislativas del 2018 y presidenciales del 2019, la inseguridad y las instituciones del estado débiles sirven a los intereses de la oposición política.

La visita de Sessions fue más prueba de que la administración de Trump está contenta en utilizarel miedo a la violencia pandillera para empujar aun más la militarización y demonizar a los inmigrantes, pero no está dispuesto a dar apoyo a los esfuerzos del gobierno del FMLN en tratar con las causas raíces de la violencia, las cuales se deben al imperialismo de los EEUU en la región.

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

Profile PictureMi donación mensual es una manera pequeña pero importante para invertir en la solidaridad y mantener mi propia conexión a la lucha, y asegurar que CISPES tiene los fondos para continuar su trabajo importante. - Amanda Kistler, Washington, DC

Juntase con Amanda hoy y donar a CISPES!

Recent Posts

Fiscal General de los EEUU Jeff Sessions. Foto: Contrapunto

Organizaciones del movimiento social manifiestan contra los recientes decisiones de la Sala de lo Constitucional.

Empresarios y candidatos presidenciales de ARENA Javier Siman y Carlos Calleja. Foto: Contrapunto