Aumento histórico del salario mínimo aprobado en El Salvador

Noticias

El 14 de diciembre, los recientemente elegidos miembros del Consejo Nacional del Salario Mínimo de El Salvador aprobaron el aumento más grande en la historia del salario mínimo del país, siguiendo una lucha difícil del movimiento sindical para derrocar los sindicalistas corruptos que los representaban en el Consejo por décadas. El aumento, que va a tomar efecto el 1 de enero de 2017, representa un aumento salarial de 102% para los trabajadores con los salarios mas bajos del país.

El salario mínimo en El Salvador está determinado por un consejo tripartita del cual forman parte representantes del gobierno, el sector privado y sindicatos; sin embargo por muchas décadas los dirigentes sindicales más prominentes han denunciado los individuos representando su sector en el Consejo como “pseudo dirigentes” atados a los intereses del sector privado. Esto fue especialmente aparente en junio de este año cuando los representantes del sector privado y sindical en el Consejo se unieron para rechazar la propuesta de aumento del gobierno del FMLN y en vez aprobar un aumento mucho más pequeño.

Tras su rechazo de ratificar el aumento inadecuado, la Ministra de Trabajo Sandra Guevara convocó elecciones para escoger nuevos representantes de sector privado y sindical para el Consejo Nacional del Salario Mínimo. Dado a que los plazos de los representantes salientes habían vencido en marzo de 2015, las elecciones fueron muy atrasadas. Guevara también creó una comisión electoral y implementó nuevas medidas de transparencia para que el movimiento sindical y las organizaciones del sector privado podrían auditar y supervisar la elección de sus sectores. Los sindicatos se organizaron y movilizaron sus afiliados para que salieran a votar. Wilfredo Berrios, del Frente Social y Sindical Salvadoreño (FSS), y Marta Zaldaña de la Federación de Asociaciones o Sindicatos independientes de El Salvador (FEASIES) se hicieron los nuevos representantes laborales en el Consejo; ambos son respetados y duraderos veteranos del movimiento sindical y lucha más amplia para justicia social y económica en El Salvador.

Mientras el movimiento laboral celebraba esta victoria histórica, organizaciones del sector privado como la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), la cual representa el sector de empresas más grandes del país, previsiblemente seempezó a quejar que el proceso electoral había sido “ilegal e arbitrario,” y anunció sus planes de hacer una queja con Organización Internacional de Trabajo (OIT) y además pedir que la Camera Constitucional de la Corte Suprema declara el proceso inconstitucional. En respuesta a la declaración de ANEP, el representante laboral Wilfredo Berríos dijo a la prensa que los sindicatos del país defenderán el proceso democrático y que, “ya estamos en las pláticas de llegar y pedirle a la misma OIT que cuestione la injerencia por parte de la empresa privada[en la elección de los representantes laborales].”

La ANEP no solo negó de asistir la toma de juramento de los nuevos representantes empresariales y laborales en el Consejo, pero tampoco no mandó a sus propios representantes a asistir las sesiones del nuevo Consejo para implementar un nuevo salario mínimo. En la ausencia de la representación del sector privado, representantes laborales y del gobierno negociaron y aprobaron un aumento al salario mínimo que tendrá efecto el 1 de enero de 2017. Actualmente, el salario mínimo del El Salvador consiste de once diferentes salarios que difieren por industria, oscilando entre $251 por mes en el sector de comercio y servicio al escandalosamente bajo $98 por mes para trabajadores agricultores en la cosecha del algodón. El aumento aprobado reducirá las categorías salariales a cuatro: trabajadores en comercio, servicio  e industrial ganaran un mínimo de $300 mensuales; trabajadores en el sector maquila ganaran un mínimo de $295 mensuales; trabajadores agrícolas en plantas de café y azúcar y en la cosecha de la caña de azúcar ganaran un mínimo de $224 mensuales; y trabajadores agrícolas en la cosecha de algodón y café ganaran un mínimo de $200 mensuales.

En un editorial titulado “Por fin, una para los trabajadores,” la Universidad Jesuita de Centroamérica (UCA) llamo el aumento al salario mínimo “uno de los mejores regalos de Navidad que se les puede dar a los trabajadores.” Sobre la crítica del sector privado a la decisión, el editorial declaró: “Ahora resulta que el nuevo Consejo del Salario Mínimo es cuestionado, pero nunca hubo la menor crítica cuando los supuestos representantes de los trabajadores hacían mancuerna con los empresarios para acordar aumentos ridículos. Las quejas de los que no están de acuerdo con los nuevos salarios mínimos no son justas ni legítimas. Ellos no están en contra del proceso legal, como argumentan, sino en contra de que no se les permita seguirse enriqueciendo a costa de sus empleados, por lo menos al mismo nivel de antes. Con su actitud, pues, queda claro que están en contra de una vida digna para los trabajadores de El Salvador.”

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

"Apoyo a CISPES porque continuar la lucha para la justicia social y un pais enfocado en el pueblo significa continuar el sueno y sacrificio de miles de mis compatriotas Salvadoreñas que dieron su vida por esta visión. - Padre Carlos, New York City

Recent Posts

Plantilla vista en las calles de San Salvador en rechazo al bitcoin
Foto: CISPES

Pancarta en Tecoluca, San Vicente, El Salvador, pidiendo la libertad de los presos políticos.