Comunidades indígenas de Nahuizalco resisten el neocolonialismo: ¡No a la represa hidroeléctrica Nahuizalco II! II !  

Blog

Por Centro Techantit en conversacion con Pedro Rodriguez y Haydee Sanchez

Los pueblos que co-existen con el Río Sensunapán siguen en resistencia para bloquear los planes de inversionistas privados de construir una represa hidroeléctrica en territorio indígena Nahuat en Nahuizalco, El Salvador. Al realizarse la contruccion de este proyecto neocolonial que agotaría el agua ancestral, las abuelas y abuelos Nahuat serían los principales afectados. Pedro Rodríguez, uno de los líderes de El Consejo de Pueblos Originarios Nahuat Pipil de Nahuizalco (COPONAPN), nos habla sobre los sacrificios y esfuerzos que se han hecho para bloquear el plan de construir la octava hidroeléctrica Nahuilzaco II:

"En el 2014 hubo una consulta pública en Juayua y ahí los pueblos indígenas dijimos que no queríamos una octava represa por lo que se suspendió la consulta y el proyecto. Pero luego en junio del 2020 en plena pandemia de COVID-19, el Ministerio del Medio Ambiente hizo una consulta en la alcaldia de Nahuizalco sin avisarnos sobre dicha consulta. Paradojicamente, el gobierno dijo que no salieramos a pesar de que el Ministerio del Medio Ambiente quiso llevar a cabo la consulta en plena pandemia. Así que, bajo esta presión, nos expusimos a las comunidades y algunos nos contagiamos del COVID-19. Sin embargo el COPONAPN y otras organizaciones realizamos una mobilización durante la pandemia y sacamos más de 2,500 formularios declarando no aprovación a la octava represa. Incluso, la alcaldia de Nauizalco manifestó que suspendieran la consulta. Nosotros pedimos también que suspendieran la consulta y se logró que la suspendieran."

También, Tata Pedro nos comenta sobre el impacto cultural, social, y económico que la represa hidroeléctrica tendría en Nahuizalco. La represa representa una amenaza a las co-existencias entre el pueblo originario Nahuat con sus tierras ancestrales:  

"Además, no estamos de acuerdo porque destruirían lugares sagrados que están en el río. Nos quitaran las pozas donde las y los niños y jovenes se van a bañar. Estará seco el río si construyen la represa porque desvían el agua y secarán más de 4 kilometros (equivalente a más de 2 millas). Además, destruyen árboles que están en riesgo de extinción y nos quitarán la fuente de alimento porque nuestro pueblo va a pescar y ya no irán si secan el río."

Nana Haydee, miembra de la junta directiva del Centro Cultural Techantit, agrega: "También necesitamos el agua para nuestros cultivos. La represa causará la destrucción de la fauna y flora en la región." 

Aunque la resistencia de los pueblos contra la construccion de este proyecto lleva muchos años, con avences en la lucha de bloquear la construccion, los inversionistas tambien tienen mucho poder y siguen en su insistencia. Urge apoyar al pueblo Nahuat de Nahuizalco en sus denuncias contra este proyecto hidroeléctrico para conservar las tierras ancestrales.

Urge apoyar al pueblo Nahuat de Nahuizalco en sus denuncias contra este proyecto hidroeléctrico para conservar las tierras ancestrales.

  • Para hacer su donación visite nuestra campaña en GoFundMe
  • Para aprender más de Consejo de Pueblos Originarios Nahuat Pipil de Nahuizalco (COPONAPN) visite su Facebook  
  • Para aprender más del Centro Cultural Techantit, visita su Facebook y Instagram
  • Aprende más sobre COPONAPN ​​​​​​​

Nota: CISPES publico este artículo en nombre de el Centro Cultural Techantit. Cualquier pregunta relacionada con este artículo, favor contactar al Centro Cultural Techantit

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

"Apoyo a CISPES porque continuar la lucha para la justicia social y un pais enfocado en el pueblo significa continuar el sueno y sacrificio de miles de mis compatriotas Salvadoreñas que dieron su vida por esta visión. - Padre Carlos, New York City

Recent Posts

Plantilla vista en las calles de San Salvador en rechazo al bitcoin
Foto: CISPES

Pancarta en Tecoluca, San Vicente, El Salvador, pidiendo la libertad de los presos políticos.