Defensores de derechos humanos en alerta máxima mientras Senado considera enlace de CIA para Embajador de EE.UU. en El Salvador

Comunicado

COMUNICADO DE PRENSA:

Contacto de Prensa: Samantha Pineda, [email protected] (202) 521-2510 ext. 204


Washington, DC: El 3 de abril, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado votó para dar su aprobación para Ron Johnson, la nominación de Trump para el Embajador de los Estados Unidos en El Salvador, lo cual lo acerca un paso más a la confirmación. Johnson se jubiló como Coronel del Ejército de los EE. UU. en 1998 y actualmente funge como enlace de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés).

Organizaciones defensoras de los derechos humanos les preocupa que un ex-oficial militar represente a los Estados Unidos en El Salvador, especialmente dado el apoyo de los EE.UU. a la brutal represión del estado durante la Guerra Civil de doce años (1980-1992) en el país, y ven paralelos a la agenda general del gobierno de Trump para América Central, en la cual el ejército estadounidense juega un papel cada vez más importante. Otra señal de esto es que el gobierno ha solicitado un aumento drástico en la financiación del Pentágono para el año fiscal 2020, pidiendo un aumento de $16 millones a $478 millones para el Comando del Norte de los EE. UU., el cual incluye operaciones estadounidenses en México, y un aumento de $38 millones a $209 millones para SOUTHCOM. El 28 de marzo, la ex-secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, anunció la firma de un "acuerdo histórico" con los ministros de seguridad de El Salvador, Honduras y Guatemala para "cortar la migración irregular desde la raíz", un acuerdo cuyos críticos temen  obligará a los países de Centroamérica a cooperar con una agenda anti-inmigrante de militarización de fronteras.

“La combinación -- aumentar el presupuesto de SOUTHCOM y convertir a un agente de inteligencia en embajador para El Salvador -- incrementa la probabilidad de otro gran aumento en la violencia en El Salvador, el cual ya es uno de los países más violentos del planeta. Al igual que con Mano Dura, Súper Mano Dura y otras políticas militares fallidas, dar prioridad a soluciones militares y a agentes militares en El Salvador ha demostrado ser y sigue siendo nada menos que catastrófico,” dijo Roberto Lovato,  escritor y periodista independiente trabajando desde el San Francisco Writer's Grotto.

En El Salvador, defensores de derechos humanos también han expresado su preocupación por la nominación de Johnson. “Como una persona que vivió uno de los periodos más oscuros en la historia de El Salvador, me decepciona que todavía no hemos aprendido las lecciones del pasado. Los problemas de violencia que enfrentamos como país requieren de una estrategia humanística e intersectorial. Necesitamos defensores de derechos humanos, psicólogos, doctores y maestros, no estrategas militares.” Comentó Mirna Perla, defensora de derechos humanos y sobreviviente de la masacre de 1975 de estudiantes en la Universidad de El Salvador (UES) cometida por miembros de la Guardia Nacional.

Igualmente, Padre Fredis Sandoval, de la Concertación Monseñor Romero, una organization que ha abogado por la reapertura del caso judicial sobre el asesinato del ahora, Santo Oscar Arnulfo Romero, expresó, “Como una persona y ciudadano de nuestro pueblo, en este sentido, deploramos que el gobierno de Estados Unidos confirme un enlace de la CIA para ser Embajador de una de las embajadas más grandes en la región; con este nombramiento se envía el mensaje que los derechos humanos no son una prioridad para esta administración. Espero que se revierta este nombramiento y se escoja a otra persona que esté a la altura de los retos de la dignidad de la persona, los derechos humanos, la reconciliación y construcción de una paz con justicia social, tan preciados para el pueblo de Estados Unidos y de El Salvador.”

“No escuchamos mucho de Johnson durante su audiencia de confirmación que indicará que apoyaría los tipos de políticas que el gobierno salvadoreño ha implementado de forma lenta pero segura para mejorar las condiciones en el país, como el aumento al salario mínimo o el apoyo a los programas de prevención de la violencia y de la reintegración,” dijo Alexis Stoumbelis, Directora Ejecutivas del Comité en Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES, por sus siglas en inglés). “Aunado al hecho que el presidente entrante Nayib Bukele ha dejado claro que le dará a la embajada estadounidense un lugar en la mesa, una confirmación de Johnson podría resultar fácilmente en una mayor expansión de las mismas políticas de militarización que han devastado a la región.” 

La nominación de Johnson pasará a un voto pleno en el Senado, donde, si es un indicio su audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores, es probable que enfrente poca oposición.

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

"Apoyo a CISPES porque continuar la lucha para la justicia social y un pais enfocado en el pueblo significa continuar el sueno y sacrificio de miles de mis compatriotas Salvadoreñas que dieron su vida por esta visión. - Padre Carlos, New York City

Recent Posts

Fotografía cortesía de CISPES de cubertura de portada sobre los comentarios del presidente electo de El Salvador en la Fundación Heritage acerca de la inmigración en mostrador de distribución de Washington Hispanic, en Washington, D.C.

Una participante en el Programa Nacional de Alfabetización del Ministerio de Educación muestra sus habilidades de leer a miembros de una delegación de CISPES.