Activistas Trans llenan las calles de colores, música, y exigencias para los derechos humanos

Movement Profile

Imagen de: CISPES

Durante el día del 17 de Mayo, 2019, activistas trans y sus aliados tomaron las calles de San Salvador para la décima marcha anual en contra de la transfobia. La marcha se llevó acabo para mostrar la merecida presciencia de la comunidad trans en la sociedad Salvadoreña que también sigue creciendo. Los activistas exigieron legislaciones y medida que garanticen sus derechos civiles, políticos, económicos, y derechos humanos. En las palabras de un organizador: “Hoy decimos que ya basta con la discriminación, basta con la marginalización; somos humanos con derechos iguales.”

El movimiento LGBTI ha hecho varios avances concretos durante las últimas décadas, incluyendo una ley que garantice atención estatal integrada para las personas que viven con VIH/SIDA, una medida (decreto 56) en contra de la discriminación en el sector publico bajo la administración de Funes; creación de la colectiva de diversidad sexual dentro del FMLN; y el reconocimiento estatal de la comunidad LGBTI en la forma del directorio para la diversidad sexual (anteriormente) dentro de la secretaria de inclusión social.

A pesar de estos avances, todavía hay un camino largo para recorrer. Los países de Honduras, El Salvador y Guatemala son de los países más peligrosos a nivel mundial para las mujeres trans. Las personas trans siguen enfrentando la discriminación, exclusión social, extorción, amenazas, torturas, violación, y muerte. En muchas veces, esto ocurre en las manos de la policía y es ignorado por una cultura institucionalizada de misoginia trans que es algo difícil de eliminar. La realidad es que muchas personas trans quedan obligados a encontrar asilo en los Estados Unidos, y muchos lo hacen.

Cada día, los activistas trans siguen luchando para hacer que la sociedad Salvadoreña sea un lugar de seguridad, oportunidad, inclusividad, e igualdad para que una persona trans no tenga que huir. “La concitación dice que todos somos iguales bajo la ley pero la realidad es que no todos.” Así dijo un hablante antes de que la marcha saliera del centro de San Salvador. La marcha es una herramienta vistosa y poderosa que usa el movimiento para presentar sus demandas.

La ratificación de la ley de género es una prioridad de estas demandas. Fue redactada originalmente por la mesa redonda permanente para la ley de identidad de género en 2012, y apoyada por el FMLN e introducido a la legislatura en 2018. La ley permitiría a las personas trans a cambiar su nombre y designación sexual en sus identificaciones estatales y en otros documentos estatales. La ley aseguraría que las personas trans tengan la seguridad de votar, abrir cuentas bancarias, establecer crédito, acceder educación y atención médica, y viajar- todos requieren documentación. “El estado nos reconoce con un género que no reconocemos nosotros mismos, esto se interpreta como una violación a nuestros derechos humanos.” Así dijo un organizador de ASPIDH-Arcoíris, la organización de derechos trans ubicado en San Salvador. Recientemente, alumbró una luz de progreso cuando un juez del tribunal de familia aprobó el cambio de nombre y género en la documentación de una mujer trans del sur de El Salvador.

Las otras demandas del movimiento incluyen la eliminación de leyes y políticas que discriminan por motivos de orientación sexual, identidad, y expresión de género; reformando el código laboral para promocionar contrataciones anti discriminativas de personas LGBT en el sector privado; e investigar, enjuiciar, y castigar a los perpetradores de violencia en contra de personas trans. Esta última demanda fue empatizada en la marcha por letreros coloridos y audaces que dicen: “BASTA CON LA IMPUNIDAD EN LA SISTEMA JUDICIAL”. El movimiento también está exigiendo la protección de testigos de crímenes, defensores de derechos humanos, y las victimas con miedo de represalia por testificar en contra de perpetradores.

El movimiento trans también está trabajando para establecer y fortalecer coaliciones regionales con movimientos en todo Latinoamérica. En Mayo, una activista en la colectiva de diversidad sexual dentro del FMLN, representó a El Salvador en la conferencia IV de líderes políticos LGBTI de las Américas en Bogotá, Colombia; donde los líderes de identidad LGBTI pueden compartir sus luchas, victorias y estrategias para promocionar participación política y generar ideas para fomentar un dialogo en instituciones estatales. En las palabras  de la representante de El Salvador, “La visibilidad no es la única importancia, sino que también es la verdadera defensa legislativa que es efectiva e igualitario.” Las personas trans y las identidades trans tienen que tener participación directa en varios espacios- como en la toma de deciciones, luchas de clase y otros movimientos sociales, medidas políticas, y en procesos de elecciones populares.

El mensaje se escribe en el marco de las bases de movimientos LGBTI en El Salvador, que están basadas en la lucha de clase interseccional que trabaja para destacar las estructuras económicas y sociales que hacen vulnerable a la comunidad LGBTI. A pesar de la discriminación constante que está profundamente en los sectores conservadores de El Salvador, la comunidad LGBTI sigue luchando al lado de la clase obrera, trabajadores de sexo, proveedores informales, obreros domésticos y de salud, personas encarceladas, y otros marginalizados por las sistemas opresivas impuestas por este país. Como dijo un orador, “No somos parte del problema, somos parte de la solución.”

A pesar de los triunfos avances logrados por el movimiento LGBTI, permanecen grandes retos. Aunque el nuevo presidente Nayib Bukele ha expresado su apoyo para los derechos LGBTI, también ha expresado su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo. Días después de la entrega de poder presidencial, Bukele anunció la eliminación de la secretaria de inclusión social, establecido bajo el FMLN y encabezaba el directorio por diversidad sexual- que fue transferido a la secretaria de cultura. Esto ha causado una incertidumbre sobre el futuro del trabajo para avanzar los derechos LGTBI a nivel estatal.

Durante el día de la entrega de poder de Nayib Bukele, la federación LGTBI publicó una declaración, indicando que protegerán los avances logrados bajo los últimos dos gobiernos del FMLN. Han pedido a la nueva administración a “ampliar políticas publicas inclusivas” , para defender y extender el decreto de anti-discriminación para “fortalecer las alianzas que el movimiento ha formado con varias agencias de gobierno e instituciones,” para escoger a un adecuado defensor del pueblo que quiere “mantener a un compromiso firme para defender y proteger a los derechos de la comunidad LGTBI en situaciones de vulnerabilidad, agresión, y violencia.

El movimiento trans ha llamado a sus aliados en la comunidad internacional para “encontrar maneras de estar involucrado en fortalecer medidas que protegen personas trans en contra de los actos de violencia y discriminación basado en su orientación sexual, identidad de género, y expresión de género.” Si buscas a un lugar para empezar, puedes seguir a los movimientos de LGBTI por medios sociales, como las páginas de la Federación Salvadoreña LGBTI, COMCAVIS Trans, la colectiva nacional de diversidad sexual, y AMATE El Salvador.                             
         

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

"Apoyo a CISPES porque continuar la lucha para la justicia social y un pais enfocado en el pueblo significa continuar el sueno y sacrificio de miles de mis compatriotas Salvadoreñas que dieron su vida por esta visión. - Padre Carlos, New York City