Paquete de reformas económicas promovidas por los Estados Unidos “va a terminar de dejar al Estado como una oficina de relaciones públicas en beneficio de los grandes capitales”

Noticias

El 20 de septiembre, el Secretario Técnico del Presidente Mauricio Funes, Alex Segovia, presentó un paquete de reformas económicas relacionadas con la inversión extranjera como parte de un plan que la Casa Presidencial salvadoreña está llamando el “Nuevo Ciclo para el Desarrollo, la Inversión y el Empleo.” Las reformas son el resultado de la presión continua por parte de los Estados Unidos sobre El Salvador a través del acuerdo bilateral el Asocio para el Crecimiento, presentado en noviembre de 2011, para incentivar la inversión extranjera en el país. Mientras estas medidas ofrecen beneficios abundantes a corporaciones estadounidenses y transnacionales, representan una amenaza grave a las condiciones laborales y servicios públicos en El Salvador, y por tanto al bienestar y dignidad del pueblo salvadoreño.

El plan presentado por Segovia contiene propuestas para leyes nuevas tanto como reformas para leyes vigentes que buscan promover incentivas adicionales para las industrias de servicios, turismo y logística, junto con el sector maquila. Las iniciativas propuestas incluyen exenciones de impuestos adicionales, mecanismos para agilizar los procesos jurídicos para compañías extranjeras que buscan invertir en El Salvador, y seguridad contractual de hasta 15 años para empresas extranjeras, esencialmente protegiendo sus intereses frente a cambios potenciales en la voluntad popular y política.

El anteproyecto de una Ley de Asocio Público-Privado que crea la marca jurídica para subastar servicios públicos a licitantes privados también fue parte del paquete de reformas que, según Segovia, “constituye la apuesta más seria y agresiva que un Gobierno ha hecho en las últimas décadas” y que “sentarán las bases de una nueva estructura económica en El Salvador”.

En su visita a Nueva York para la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, el presidente Funes se dirigió al Consejo de las Americas, una asociación empresarial conservadora, aclamando al Asocio para el Crecimiento y elogiando las reformas propuestas. “Nosotros somos de la idea que la única manera cómo podemos crecer es si hay más inversión privada”, declaró Funes.

El acogida de Funes a la política económica neoliberal surge mientras el gobierno estadounidense y sus adjuntos financieros internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional están promoviendo políticas de austeridad fiscal e inversión privada como receta para estimular el crecimiento económico y amenazando con retener acceso a préstamos si el gobierno salvadoreño no cumple. Pero líderes en el movimiento social y muchos expertos económicos y laborales en El Salvador reconocen que la insistencia en inversión extranjera forma parte de la misma estrategia económica fracasada impuesta por años bajo las administraciones anteriores del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Esta estrategia ha producido precisamente las condiciones económicas pobres que las élites nacionales e internacionales hoy denuncian. El Doctor Salvador Arias, economista y asesor al grupo legislativo del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) sostiene que “la inversión es ahora un mecanismo para sacar dinero…estamos exportando capital”.

Y según Gilberto García, un coordinador del Centro de Apoyo y Estudios Laborales (CEAL), una política que incluye medidas como la propuesta Ley de Asocio Público-Privado sólo “va a terminar de dejar al estado como una oficina de relaciones publicas en beneficio de los grandes capitales”.

Mientras las propuestas de Funes van para la Asamblea Legislativa para consideración, grupos del movimiento social y sindical van a la ofensiva, presentando contrapropuestas acerca de inversión extranjera y prácticas laborales justas, presionando a legisladores para oponerse a estas medidas neoliberales, y informando a sus bases sobre las implicaciones peligrosas de propuestas como la de la Ley de Asocio Público-Privado.

Entretanto, comunidades en todo los Estados Unidos continúan enfrentando esfuerzos semejantes para privatizar los bienes públicos y debilitar las protecciones laborales. “No tenemos una situación aislada del país sino como una corriente económica generalizada en todo el mundo”, dice Gilberto García, “Es lo que está muy relacionada con todas las movilizaciones éstas que hubieron el año pasado en Wisconsin, tratando de quitar los derechos conquistado por la clase trabajadora, y está muy relacionado con el tema de los recientes movimientos en defensa de los derechos laborales de los maestros en Estados Unidos; está muy relacionado con todo este tema de que al 1% que son los más ricos son a los a que se pretende beneficiar, darles más inversiones a ellos, como decimos en el dicho, “llevarles más carne a los lobos”. En la lucha transnacional contra los intereses del gran capital, la solidaridad entre pueblos es, como siempre, una herramienta crítica en la defensa de los derechos de [email protected] [email protected] y el bien público.

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

"Apoyo a CISPES porque continuar la lucha para la justicia social y un pais enfocado en el pueblo significa continuar el sueno y sacrificio de miles de mis compatriotas Salvadoreñas que dieron su vida por esta visión. - Padre Carlos, New York City

Recent Posts

In San Salvador, judges, legal associations, and activists march to the Legislative Assembly in defense of the Constitution and against recent reforms. Photo credit: FESPAD.

Homage to the victims of the massacre in the village of El Mozote, Morazan
Image: CISPES