El presidente electo de El Salvador estrecha relaciones con la derecha de EE.UU. en Washington, DC, poniendo en juego las vidas de los inmigrantes salvadoreños

Nota Destacada

Fotografía cortesía de CISPES de cubertura de portada sobre los comentarios del presidente electo de El Salvador en la Fundación Heritage acerca de la inmigración en mostrador de distribución de Washington Hispanic, en Washington, D.C.

Para su primera aparición pública después de ser electo presidente de El Salvador el 3 de febrero, Nayib Bukele decidió dar un discurso en la Fundación Heritage en Washington, DC. La Fundación Heritage, uno de los más notorios laboratorios de ideas  conservadores de Estados Unidos, jugó un papel clave en el desarrollo de la política durante el gobierno de Regan y más recientemente ha dado apoyo al gobierno de Trump para identificar candidatos para su gabinete. El entusiasmo de Bukele por acercarse a las élites conservadoras y empresariales ha levantado señales de alerta de que su auto-proclamada "independencia" durante la campaña presidencial fue simplemente un encubrimiento para una agresiva agenda de derechas. Su apelación a la derecha, especialmente respecto al tema de la política migratoria estadounidense, ha llenado de ira a líderes comunitarios salvadoreños en los Estados Unidos.

Durante su discurso del 13 de marzo, como sacado del mismo sitio web de la Fundación Heritage, Bukele aseguró a su público que el pueblo salvadoreño quiere "la misma cosa que quieren los americanos," es decir, "empresa libre, gobierno limitado, libertad de expresión y democracia."
Repitiendo una narrativa familiar de "valerse por sí mismo", culpó a los salvadoreños por los problemas que enfrenta el país, sin reconocer el papel que han jugado las políticas respaldadas por los Estados Unidos como el Tratado de Libre Comercio o la guerra contra el narcotráfico, las cuales han impulsado la migración en masa al vaciar la producción local agricultora y provocar violencia devastadora.

"Las políticas que promueve Bukele para una 'nueva era' en El Salvador se parecen exactamente a lo que los gobiernos de derecha hicieron por 20 años después de la guerra. ARENA llevó a El Salvador a una deriva hacia el fondo, aparentemente para atraer la inversión extranjera. Los resultados han sido alarmantes niveles de desigualdad, los cuales finalmente se habían empezado a revertir bajo el gobierno progresista," dijo Alexis Stoumbelis, Directora Ejecutiva del Comité en Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES). Durante dos administraciones, el partido izquierdista FMLN pudo llevar la desigualdad de ingresos a los niveles más bajos en América Latina.

Pero quizá más inquietante fueron los comentarios del presidente electo sobre la inmigración. Apelando abiertamente a la agenda anti-inmigrante de los nacionalistas anglos impulsada por el gobierno de Trump, prometió hacer realidad el sueño de muchos republicanos y "poner un fin" a la migración de El Salvador.

Cuando se le pidió comentar sobre cómo su gobierno apoyaría la residencia permanente para los recipientes del programa de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) y los DREAMers, Bukele no ofreción una propuesta. En lugar de eso, atacó a su ex-partido, el FMLN, el cual respondió a las amenazas del gobierno de Trump de castigar a las naciones centroamericanas por las caravanas de migrantes afirmando su compromiso de defender el derecho humano de migrar. "Estoy seguro que es más fácil pedir algo como un amigo y aliado y no como un enemigo como ha sido el caso en los últimos diez años... Lo que tenemos que hacer es dejar de pedir, pedir y pedir sin dar," dijo Bukele.

"Como hija de inmigrantes salvadoreños que vinieron a los EE.UU. durante la guerra civil financiada por los Estados Unidos, para mí es desconcertante escuchar al futuro presidente de El Salvador argumentar que los salvadoreños deben 'hacer más' para merecer un trato humano y derechos básicos, en particular para recipientes de TPS y DACA. Es doloroso saber que éste es el mensaje que, después de su visita, aparecía en los titulares de primera plana de los periódicos destacados de habla hispana en Washington, D.C., hogar para una de las comunidades salvadoreñas más grandes en Estados Unidos," dijo Yesenia Portillo, organizadora de CISPES radicada en Washington, D.C.

Según Esther Portillo, de la Alianza por los Derechos Humanos de las Familias y Niños Refugiados de Los Ángeles, "Más allá de la total falta de reconocimiento de las violaciones sistemáticas a los derechos humanos que los Estados Unidos está perpetuando contra los migrantes y refugiados centroamericanos, hizo aún más, culpando al gobierno salvadoreño por su defensa de los derechos internacionalmente protegidos de sus ciudadanos. ¿Cómo podemos confiar que Bukele defenderá los derechos de los migrantes y refugiados salvadoreños y no simplemente se someterá a Trump?"

El Fondo Salvadoreño-Americano para el Liderazgo y la Educación (SALEF, por sus siglas en inglés) también expresó inquietudes, afirmando, “Después de la guerra civil en El Salvador, la inmigración del país aumentó debido a las consecuencias perjudiciales de cosas como la dolarización y la creciente privatización de bienes y servicios públicos. Nos parece preocupante que los comentarios del presidente electo se asemejan a las declaraciones que hemos estado escuchando del gobierno Trump hacia los inmigrantes y los solicitantes de asilo. Creemos que toda persona tiene derecho a migrar y a no ser desplazada. Seguiremos trabajando activamente para apoyar a la comunidad salvadoreña en nuestra patria así como a la comunidad salvadoreña en los Estados Unidos."

Aunque Bukele probablemente ganó la aprobación de muchos en Washington con su postura en la Fundación Heritage, su agenda enfrentará resistencia en su país, donde coaliciones de base de trabajadores, estudiantes, comunidades rurales, organizaciones de mujeres y movimientos ambientalistas, incluyendo además a la Iglesia Católica, tienen un largo historial de resistencia a la explotación y cuyas luchas sociales y económicas, desde detener la privatización del agua hasta lograr la primera prohibición mundial de la minería metálica, han inspirado a generaciones de solidaridad internacional.

 

 

 

 

Similar Entries

Conozca algunas de los donates que hacen posible nuestro labor!

"Apoyo a CISPES porque continuar la lucha para la justicia social y un pais enfocado en el pueblo significa continuar el sueno y sacrificio de miles de mis compatriotas Salvadoreñas que dieron su vida por esta visión. - Padre Carlos, New York City

Recent Posts

Fotografía cortesía de CISPES de cubertura de portada sobre los comentarios del presidente electo de El Salvador en la Fundación Heritage acerca de la inmigración en mostrador de distribución de Washington Hispanic, en Washington, D.C.

Una participante en el Programa Nacional de Alfabetización del Ministerio de Educación muestra sus habilidades de leer a miembros de una delegación de CISPES.